Planes de Sostenibilidad Turística en Destino, un nuevo impulso para la financiación de los DTI

Análisis de los 24 proyectos que obtuvieron financiación en la primera convocatoria del Ministerio de Turismo.

compartir en facebook compartir en linkedin compartir en linkedin


Los Destinos Turísticos Inteligentes han encontrado en el eje de sostenibilidad un pilar social y económico. El secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés, anunció hace unos días que el Ministerio multiplicaría por diez la inversión destinada a los Planes de Sostenibilidad Turístico en Destino.

El modelo de Destino Turístico Inteligente es inherente a todas las iniciativas de sosteniblidad

Esta propuesta forma parte de los 5 pilares fundamentales del plan de transformación, modernización y resiliencia que se está abordando y que pasan por los siguientes puntos:

  • Transformación del modelo turístico hacia la sostenibilidad.
  • Desarrollo del producto turístico. Marca España.
  • Digitalización e inteligencia turística.
  • Estrategias de resiliencia en territorios extra peninsulares.
  • Transición ecológica, economía circular, sostenibilidad y conservación del patrimonio cultural.

La estrategia relativa a los mencionados Planes de Sostenibilidad en Destino se encuentra estrechamente relacionada con la de Turismo Sostenible 2030.

En la Comisión Plenaria de la Red DTI, Valdés avanzó la convocatoria pública para marzo de una nueva edición para desarrollar Planes de Sostenibilidad en destinos. El cronograma con el que opera la Secretaría de Estado pasa porque, en junio, estén resueltas las adjudicaciones.

Todos los agentes –públicos y privados – están preocupados por la previsible llegada de fondos europeos y, sobre todo, por no poder ejecutarlos. En este sentido, los Planes de Sostenibilidad Turística se han revelado como programas de trabajo flexibles a las capacidades de cada destino, pero siempre guardando la línea y el objetivo final de conservación y mejora de nuestros territorios.

El turismo sigue siendo una oportunidad para generar riqueza y, quizás, por eso, el binomio sostenibilidad y destino es ahora más que nunca una prioridad para todos.

Puesto el foco en este ámbito, es importante recordar que el año pasado el Gobierno de España abrió la primera convocatoria para este tipo de planes. Un total de 24 iniciativas, de las 25 planteadas, quedaron recogidas en diferentes convenios con las comunidades autónomas y entidades locales.

sostenibilidad

 

Características comunes en los primeros proyectos financiados

Ante una convocatoria tan próxima, resulta interesante conocer las características que han compartido los 24 primeros proyectos respaldados por las administraciones públicas. Tras el visto bueno del Consejo de Ministros (24 de noviembre de 2020), observamos cuatro ámbitos principales: conservación patrimonial y ambiental, despoblación, promoción del destino y la detección de nuevos productos.

Para lograrlo, las entidades locales solicitaron implantar o modernizar herramientas para la gestión de datos, creación de entes gestores y gestión de la movilidad. Evidentemente, hay otro tipo de casuísticas; sin embargo, podemos decir que, a partir de estos 8 puntos, se construye el relato del primer plan de ayudas de Sostenibilidad Turística.

Los proyectos que recibieron el visto bueno se han llevado a cabo en la comarca de Aranda y el Bajo Cinca (Aragón); Somiedo y Onís (Asturias); Menorca (Islas Baleares); La Palma y Gran Canaria (Islas Canarias); Liébana (Cantabria); Sigüenza, Cabañeros y Cuenca (Castilla-La Mancha); Sierra de Francia y Riaño (Castilla y León); Valle de Arán y Torroella Montgrí y l’Estartit (Cataluña); Benidorm y Gandia (Comunidad Valenciana); La Siberia y Valle Ambroz-Caparra (Extremadura); Santiago y Ribeira Sacra (Galicia); Alcalá de Henares (Madrid); Sierra Espuña (Murcia) y Ezcaray (La Rioja).

En cuanto a la inversión, hablamos de una cifra total de 57.167.047 euros. Cada proyecto cuenta con el apoyo de la Secretaría de Estado de Turismo, la comunidad autónoma a la que pertenece y la entidad local promotora del proyecto. Las inversiones se han planificado para los próximos tres años (anualidades de 2020 a 2022).

La media es de 2,38 millones; pero hay iniciativas que rondan el millón como la propuesta de creación del ente gestor y aplicación del modelo DTI en Sigüenza y otras por encima de los 3 millones como la Transformación Digital en Alcalá de Henares o el plan para posicionar Torroella de Montgri i l’.Estartit.

sostenibilidad-la-palma-biosfera

Isla de La Palma.

Entre zonas protegidas

El hecho de contar en el territorio con biosferas o parques naturales facilita la identificación de los destinos con acciones de sostenibilidad. En este sentido, las islas de Menorca, Gran Canaria y La Palma, así como la comarca extremeña La Siberia y la Sierra de Francia (Salamanca) han ahondado en sus opciones como destino sostenible, bien porque buscan una movilidad de menor impacto –caso de la isla balear –, bien porque ven en esta riqueza natural una oportunidad para luchar contra la despoblación. Es el caso de La Palma.

A mitad de camino, se encuentran Gran Canaria y la Sierra de Francia. Ambas son un ejemplo de la trasversalidad que se quiere dar a estos planes; puesto que, tanto el destino insular como el de interior, buscan con la ayuda del plan reposicionar su marca.

En el caso del Parque Nacional de Cabañeros (Castilla-La Mancha), el privilegiado entorno natural es, además de lo citado anteriormente, una iniciativa para que el modelo de gestión ‘smart’ sirva para detectar nuevos productos con los que atraer visitantes.

Ligado a la potenciación de la marca y la certificación de Destino Turístico Inteligente, está la propuesta de Aranda. “La cara oculta de Moncayo” es también un proyecto para la puesta en valor del destino como Starlight y revalorizar los edificios Patrimonio de la Humanidad de esta zona aragonesa.

Ministerio de Turismo, comunidades autónomas y entidades locales destinaron cerca de 60 millones para estos 24 proyectos que se financiarán en 3 años

Datos para gestionar afluencia

Dentro de los planes también hay destinos consolidados que buscan mejorar las experiencias. Es el caso de Santiago de Compostela, Onís, Somiedo o Gandia. El Camino compostelano propone en el proyecto apoyarse en un modelo de sostenibilidad para gestionar la saturación de algunos flujos a la ciudad gallega y, para ello, propone dar salida a una diversificación y a una activación del patrimonio oculto.

También en la zona norte de España, las localidades asturianas de Somiedo y Onís quieren preservar sus recursos claves y hacer del turismo una herramienta de sensibilización su parque natural y los Picos de Europa.

En la costa mediterránea, Gandía proyecta el mismo objetivo con una clara apuesta por la digitalización de la gestión turística y, con estas herramientas, generar nuevos productos que le ayuden a desestacionalizar su oferta.

En esta línea se encuentra la madrileña e ilustre Alcalá de Henares. El destino apuesta su transformación futura a todo un proceso de digitalización, dando gran cabida a las herramientas de monitorización y análisis adherentes al modelo DTI.

alcala-henares

Alcalá de Henares

Nuevos enfoques

Al igual que ocurre en Santiago, Liébana ha visto como el éxito del eje Potes-Fuente Dé eclipsaba otros valles. El Plan de Sostenibilidad está enfocado en una redistribución de los recursos, poniendo en valor otros valles y generando nuevas actividades que los revitalicen.

En esta línea, está el proyecto de Montaña de Riaño. Se fijan ejes como la sostenibilidad, la seguridad y el freno a la despoblación y para ello, se especifican acciones como la inversión en infraestructuras culturales, modernización tecnológica y la traducción de sus valores naturales en ocho experiencias turísticas.

En similares términos, está redactado el Plan “Destinos entre ríos” del Bajo Cinca. La comarca aragonesa se quiere posicionar como destino turístico fluvial con productos de náutica, pesca y naturaleza.

Otro enfoque distinto es el marcado en el Plan de la Ribeira Sacra. La iniciativa sostenible supondrá un respaldo a la candidatura de este territorio a patrimonio de la humanidad. Otro de los objetivos es propiciar la inclusión de estas tierras gallegas en el club de producto turístico Rutas del Vino de España.

También Cuenca busca nuevos enfoques a través de su Plan de Sostenibilidad Turística en Destinos. Su objetivo es implementar mecanismos de Inteligencia Turística que afiancen su estructura como destino cultural. Por otra parte, se fija, en su hoja de ruta, incorporar una mayor accesibilidad dentro de la política de movilidad sostenible.

De igual o mayor envergadura, son los grandes objetivos que se marca el Val d’Aran que liga su plan a la transformación de ser un DTI. Para su consecución, fija obtener el certificado de reserva de la Biosfera y la creación de un Observatorio de Turismo Rural.

siguenza

Sigüenza

Movilidad sostenible

Sigüenza presenta en su plan la creación del ente gestor necesario para desarrollar un modelo sostenible. El destino castellanomanchego defiende la recuperación del patrimonio e incluso propone una vía férrea.

Valle de Ambroz-Caparra sustenta su propuesta hacia un concepto de ecoturismo con movilidad sostenible. Las pautas marcadas pasan por una puesta en valor del patrimonio cultural y la gastronomía local. El valle extremeño introduce el concepto de bienestar como plus de destino.

En la costa catalana, Torroella de Montgri y l’Estartit se han marcado como meta en su proyecto reposicionarse vía turismo activo. Se trata de un plan responsable con los valores del parque natural que va a permitir preservar los recursos, generar nuevas oportunidades económicas y de empleo, además de mejorar la calidad de vida de los residentes.

Benidorm

Playa de Benidorm. | VisitBenidorm

Diferenciación

Por último, otras localidades han querido marcar puntos de diferenciación dentro del modelo de sostenibilidad. En primer lugar, encontramos a Sierra Espuña, destino de ecoturismo cultural. Esta área montañosa murciana fija también un importante eje de integración de los productos locales en la diversificación de la oferta. Como otras zonas, la sostenibilidad está ligada a lucha contra la despoblación.

En la parte norte del país, Ezcaray fija la desestacionalización como objetivo y como pauta novedosa, cabe subrayar que en su argumentación incluye el cambio climático.

En esta línea por adelantarse a nuevos escenarios, está Benidorm. El primer municipio de España en lograr la certificación como DTI pone el acento en su plan para la recuperación del sector. A partir de indicadores que ya están facilitando datos a los gestores, la capital turística de la Costa Blanca busca profundizar y consolidar el modelo de Destino Turístico Inteligente. Así, fija varios objetivos, de entre los cuales podemos destacar: reducir el impacto ambiental, contar con nuevas infraestructuras y enfocar su potencial turístico en ser percibido como destino seguro –en términos sanitarios – para sus miles de visitantes.